DANIELA

SANTIAGO DE CHILE, CHILE
 Miércoles, 23 de octubre 2019

 

Todo comenzó la semana pasada cuando el Gobierno anunció el alza de la tarifa del pasaje del Metro, como no era la primera vez que subían el pasaje en lo que va de año no imaginé que todo iba a terminar en esto. Ni siquiera con el pasar de los días, que comenzaron las evasiones masivas, lo imaginé.

Era algo super inofensivo, los estudiantes tomaban las estaciones del Metro y dejaban que las personas ingresaran sin pagar. Yo, que trabajo monitoreando las noticias en vivo, te puedo decir que el caos comenzó cuando los Carabineros empezaron a reprimir a los estudiantes. Bajaron a las estaciones, sacaban a los estudiantes a golpes, lacrimógenas, cosas que para una como venezolana es revivir miedos. 

A mi me pasó con las primeras imágenes, al ver las tanquetas, la ballena, salir a la calle y tener que aguantar la respiración por el olor a lacrimógena. Todo eso fue como un bajón, fue como volver por segundos a un lugar al que decidí no regresar. Por ejemplo, ahora se escuchan desde mi ventana las cacerolas, gritos. Saber que a las 10 de la noche comienza el toque de queda es tener que respirar profundo. En Venezuela el toque de queda era autoimpuesto pero verlo en lo oscura que queda la ciudad, o en la media hora de gritos y cacerolazos, es otra cosa. 

Es raro. A pesar de que no soy chilena, coincidimos en lo que significa y lo que sentimos todos al ver a militares en la calle.  Mis compañeros de trabajo me preguntaron si me sentía como en casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s