MANUEL

SANTIAGO DE CHILE, CHILE
 Miércoles, 23 de octubre 2019

 

Fue surreal. Era como estar en Venezuela. Íbamos camino a la fiesta de la boda de mi hermano, todos en una van, y veíamos cómo iban reprimiendo a la gente, lanzando bombas. Desde el viernes ha evolucionado con mucha violencia, creo que es lo que ha marcado toda esta jornada de protestas. Siendo muy reportero te digo que han quemado más de 12 supermercados de la misma cadena de Walmart, el edificio de Enel que es de más de 10 pisos, los destrozos del Metro y se van a tardar hasta 12 meses en restablecer el servicio completamente. Se necesitarán más de 300 millones de dólares. Parecía que se estaba calmando y hoy hubo una protesta muy grande en Plaza Italia, que es el lugar emblemático de protestas. No sé qué va a pasar, son las 10:00pm y hay cacerolas, es el quinto día de toque de queda de 10pm a 4am. Antes era de las 8pm a las 7am, pero se puso a las 10:00pm porque nadie lo estaba respetando.

Lo de la boda fue muy raro. Nosotros íbamos a la fiesta porque la iglesia era cerca de mi casa, en la Iglesia de los Inmigrantes, la fiesta era un poco a las afueras y era muy raro porque fue un caos para llegar allí. La misa empezó tarde, cuando empezó no había casi gente, pero había que hacerla. Mi cuñada llegó tarde porque estaba arreglándose y nadie la llevaba, o sea pedía Uber y le cancelaba, si decía que era una novia peor, hasta que accedieron a llevarla.

Cuando llegamos a la fiesta decíamos bueno ya no veamos el colapso es como Venezuela esto, no veamos porque la vamos a pasar mal. Y era incómodo la verdad, yo estaba super feliz pero tenía un sentimiento de culpa porque era lo típico de Venezuela. Hay tantos problemas y la gente en verdad la está pasando mal y uno está festejando. Es como esa doble moral. Era muy raro. Aparte, estás aquí, por fin está tu familia, vinieron tus primos, tu abuelo, la familia de tu cuñada, tu tíos etc. y estás muy feliz, pero estás en un país  que no es tuyo, y el país se está cayendo a pedazos, y tú estás,no sé, disociado.

Dijimos, bueno, hoy vamos a intentar no estar pendiente de esto, pero no se podía. Estábamos en la fiesta y Piñera decretó Estado de Emergencia y ¿como nos vamos a ir de aquí? al final no hubo problema en irnos. De regreso yo iba durmiendo pero todos decían que la ciudad estaba colapsada, barricadas, todo destruido, todo bien triste. Al día siguiente me ofrecí a trabajar en el diario, me dijeron que descansara y fuera el domingo. El domingo fui a trabajar aunque no me correspondía, pero sentí que era mi único aporte. Soy extranjero, sentía que trabajando ahora, en este momento en el que tampoco estoy en mi país, es la única forma de aportar con esta sociedad que no es mía pero la siento mía

Ese domingo cuando salimos de trabajar eran las 11:00 pm, el diario nos tramita un salvoconducto con Carabineros para poder transitar a esa hora. De verdad no había nadie. Ha sido un cambio muy radical en la vida de todos en los últimos días. 

Siento que estoy repitiendo de lo que escapé, de alguna forma. Estoy viviendo lo que no quería vivir en mi país, es duro. Esperemos que termine pronto. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s