MIGUEL

PUERTO RICO, META. COLOMBIA.

 

Yo soy de Ubaté. Tengo familia Guachetá y Capellanía. Sí, allá hay una publicidad que dice: “Agárrate Catalina que me voy sin frenos para Capellanía”. Hace como tres años fui por allá y pasé por la Laguna de Fúquene. Uno ya no está para esos fríos.Yo me vine muy pequeño para aquí. Mi papá vendía lichigo acá y una vez me vine con él; me gustó y me quedé. Mis hijos y mi esposa son nacidos acá en Puerto Rico, Meta. Mi mamá, y otra familia, si están en Villavicencio. Mi papá murió hace tres años. 

Acá es muy bonito. Ahora con esa carretera arreglada uno llega a Villavicencio rápido. Primero, cuando vine, era una trocha. Estaba pavimentado hasta la salida de Acacías, de ahí para adelante pura trocha. ¡Dios mío! A veces uno duraba un día en un camión para poder pasar al otro pueblo. ¡Un día! Mi papá tenía tres camiones y echamos metros de cable para irnos en caravana y halar todo el camino. Ahorita es fácil. Ahora uno coge un carro y en tres horas uno está en Villao pero antes uno cogía camino y no sabía cuando llegaba. 

MIGUEL_VIDAS_EN_OBRA_YULIETH_MORA_

Yo tengo una canoa. Sacamos arena del río. Ahora ya no pescamos tanto porque el río trae arena, todo es barro y los peces se mueren. La arena da; nos ha dado de comer. La vendemos por metros, por lonadas, caminonadas. Un metro de arena vale 35 mil pesos. Cuando está seco la sacamos con palas y cuando está crecido el río las sacamos con canecas. 

Aquí es un buen vividero. Nos tocó duro pero ya está bueno. En este pueblo la guerrilla hizo cinco tomas. En todas estuve. Esa gente con uno no se mete. La última vez duró el pueblo sin policía como año y medio y ellos eran los que estaban acá. Ahorita ya breve. Uno coge la canoa y sale por ahí. Eso sí, primero la tranquilidad así no haya plata. 

Acá es chévere bajar por el Río Güejar y conocer la toninas (delfines). Yo no sé por qué les dicen así. Toda la vida les han llamado así. Cuando el río está seco y va a crecer ellas suben por acá riéndose; se ríen, uno las ve. 

Puerto Rico es tranquilo. En Bogotá es ese frío y ese miedo en la espalda, a toda hora uno asustado y a las carreras. Aquí uno hace su vida y se acomoda. Compra sus cosas. Mire por ejemplo. Ese señor de allá está alistando unos plátanos uno se los compra y listo comida para toda la semana. 

Miguel_Vidas_En_Obra_2

Por: YULIETH MORA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s