JEREMÍAS

VISTA HERMOSA, META

Yo soy de El Bordo, Cauca. Allá tenía toda mi familia pero a mí me gusta andar. Allá no tenía nada. Vivía del jornal y me quedé acá. Acá soy delegado de la Junta de Acción Comunal de la Vereda Maracaibo y participo en la Corporación Afro Nuevo Vivir*.  Ahora vivo aquí porque soy un hombre andariego. Una vez casi me voy para Venezuela. Un día me levanté y dije: “me voy”. Agarré la maleta y salí. Eran las tres de la mañana pero me puse a pensar y me arrepentí. Me quedé. Compré una finca. La que tengo ahora. Le puse La Fortuna. Ahora siembro aguacate y cacao. Hace poco le metí chontaduro. Yo vivo ahí en la finca mía. 

La señora que acaba de pasar era mi esposa pero ya hace siete años me separé de ella. Nosotros somos los mejores amigos. Que no viva conmigo no quiere decir nada: es la madre de mis hijos. ¿Por qué le voy a tener fastidio? Yo me la encuentro en el pueblo y la saludo. El marido de ella un día se quiso poner delicadito pero le dije: “ahí sí está como grave usted. Por su mujer no se preocupe pero usted no está en nada si me va a hacer mala cara a mí. Está grave”.  

¿Qué si yo tengo otra mujer? No, yo vivo así. (Levanta la mano a la altura del pecho y gira la palma hacia arriba dos y tres veces). Y vivo muy rico así: a la carta. Yo me voy dos o tres días de la casa y nadie me dice: ¿por qué se demoró?

Tengo tres hijos. Mis hijitos son muy lindos conmigo. Hemos vivido bien. Cuando yo me separé de mi esposa me quedé con mis hijos. No les faltó nada. Gracias a mi Dios yo nunca pensé en abandonarlos. Aquí al principio era muy bonito pero después se puso amargo cuando la violencia no paraba… gracias a Dios ahorita no, pero yo tenía mi hijo en el colegio y se me lo llevaron… Él me dijo un día que se iba a trabajar y lo dejé. En ese tiempo la gente jodía sembrando coca y a los cuatro meses vino un grupo, cuando veo, en ese grupo estaba mi hijo. Estaba ahí con un fusil a la espalda (se soba la frente con las manos) eso me cayó como un baldado de agua fría. Fui a hablar y me dijeron, “él ya se metió en esto no hay nada que hacer”. Me dijeron que tenía que estar con ellos… Yo bregaba a ver cómo hacía, él iba a la casa y yo le decía… “hijo por qué no sale de eso”, pero les lavan el cerebro. 

A lo último lo cogí y le dije que no estaba bien. De pronto ya llevaba como once años por allá y de un momento a otro se desmovilizó. Un día me llamó, me dijo que estaba en Armenia y fui por él, llegue a la terminal y me recogió. No tenía papeles ni nada. Fuimos a que le dieran la cédula, me tocó venir a Vista Hermosa a sacar unos papeles y se entregó. Ya vive libre. Estudiaba en el SENA**. Ahora ese es el más estudiando, ese tiene algo en la cabeza.

JEREMIAS_VIDAS_EN_OBRA_2.jpg

__

*La Corporación Afro Nuevo Vivir es una organización de la sociedad civil beneficiada por el proyecto Macarena Sostenible con Más Capacidad para la Paz financiado por el Fondo Europeo para la Paz de la Unión Europea. 
** Servicio Nacional de Aprendizaje. Entidad de aprendizaje del Estado colombiano.

Por: Yulieth Mora

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s