El Sacro & El Guitarro Loco

Bogotá, Colombia.

Es martes. Son las dos de la tarde. El bus está lleno, Raicker Rentería sube, pero nadie sabe que se llama Raicker. Ni que le dicen El Sacro. Tal vez nunca lo sepan..

Raicker dice frases como “esto es lo mío”, “espero que les guste”, “está bien si quieren apoyarme”. Enciende un pequeño parlante que lleva colgado del hombro, se acomoda la gorra. Raicker rompe la palabra, la deshace cada vez que canta con su voz potente, desde el fondo del estómago, con más velocidad que la del bus, unas veces mirando a la mujer de la silla del medio, otras veces recorriendo cada asiento con una mirada que no se puede esquivar. Y canta manteniendo el equilibrio. Canta sobre la pista.

Tanta gente con talento es estropeada por el mundo / anciano con edad de niño con aliento nauseabundo / chica voluptuosa muy linda de cara / hoy en día para ella la vida sale muy cara / no la paga con sonrisas y tampoco con monedas / el fruto de su condena lo trae en medio de las piernas.

*

Comencé a hacer RAP cuando tenía 14 o 15 años. Tengo 26 años. Me dedico a la música. Tú me viste. Mi trabajo es ese. Me subo a los buses, eso es lo que me da el sustento, eso me da el tiempo para hacer mi música. Todo lo que sé es empírico. Mi gusto por escribir nació después de que conocí el RAP. Quizá lo descubrí como una moda en su momento pero luego entré en un escena que no es comercial. No es el movimiento que uno ve en la calle. Entré en el underground: es más del barrio y se valora mucho las letras y el contenido. Es serio.

En este mundo uno siempre tiene un sobrenombre. Quería encontrar algo que sonara atractivo. Una vez estaba leyendo sobre escrituras sagradas y decidí ponerme El Sacro. Escribir se convirtió en algo sagrado para mí. Trascendía más allá de mi propio pensamiento. Eran mis revelaciones.

Vivo en la casa de mi abuela con mi mamá. Nunca he vivido con mi papá. Al principio, a mi familia no le gustaba mucho lo que hacía. Ahora saben que hago mis eventos, mi musica, saben en lo que trabajo. Lo de los buses. Ya no hay una presión. Hubo un punto en el que lo hacíamos más por gusto, ahora ya hay un público al que sabemos que les llegamos y cada vez crece más todo. Esperan lo que vamos a hacer.

*

-¿Llegamos? ¿Vamos?

-Sí, somos El Sacro y Guitarro loco. Llevamos dos años juntos. Nos ha ido bien. Desde que comenzamos a componer hemos hecho cuatro temas sencillos. Tenemos vídeos en Youtube.  

Vidas_En_Obra_El_Sacro_Yulieth_Mora_2.jpg

*

Mi nombre es Antonio. Lo de Guitarro Loco es idea de El Sacro. Yo soy nuevo en el RAP. Me dedicaba a tocar Heavy metal y boleros. No había incursionado en el RAP hasta que nos conocimos por Miguel, mi mejor amigo, estudiabamos juntos y él nos presentó con El Sacro. Yo soy matemático en la Universidad Distrital. Doy clase de matemáticas. Miguel ya está muerto. Se suicidó.

Ahora estoy aprendiendo piano y bateria. Cuando compongo siento que es como un dejavu cuando estoy tocando una nota, siento la siguiente y confirmo que sí es.  Como una epifanía.

En mi casa me apoyan mucho con lo que hago. Quizá porque han visto que siempre he sido solitario. La mayoría, a la edad que yo tengo, tienen hijos, familia. Yo casi siempre he estado solo. Aislado de todo. Desde niño me gusta la soledad. Soy adicto a ella, porque en la soledad he encontrado mucho valor y cómo voy a cambiar algo así, si me siento bien. Las matemáticas lo vuelven solitario a uno, pero sirven para la música, porque para componer se necesita estructura, armonía. Nunca me siento bien estando acompañado. Las personas a veces entorpecen todo.

*

Cuando escuché las composiciones de Guitarro Loco le dije: usted debería componer algo y luego lo volvemos RAP. Usted hace composiciones y yo las letras. Un día llegó a mi casa y me mostró lo que había compuesto. Fue una melodía que me llegó. Llevaba ocho años sin escribir. Escribí.

Cuando yo tenía 16 años, saliendo de una farra, mataron a un amigo mío por robarle una chaqueta, esas cosas se ven reflejadas en mis letras.

Tenía ganas de hacer RAP desde lo musical, no sampleado, por eso yo también empecé a aprender a tocar guitarra. El suicidio de Miguel nos dio duro. Él era muy talentoso, pero tenía frustraciones, quizá porque no llegó a donde quería estar. Tenía mucho talento y pocas oportunidades. Muchas veces las personas que hacen las cosas de corazón, que las hacen muy reales y claras, no salen a la luz.

Nosotros hacemos esto por gusto, más que por salir a la luz. Hacemos esto para el que le guste y el que lo entienda. En la calle a veces me reconocen y me dicen: “bacano lo que usted hace”, con una persona que me escuche yo ya me siento satisfecho. No es necesario mover masas para que esto trascienda. No tenemos proyectos. Lo que vaya pasando. Queremos llevar una propuesta músical a las tarimas. Queremos hacer música en vivo, con violines, guitarras. Necesitamos gente que se una a nosotros con su talento, sin pensar en la plata, porque plata no hay. Si nos pagan pues repartimos. Va a sonar loco, pero la plata es de este plano, la música no, la música trasciende. Nosotros no tenemos estudios propios y una pista puede valer de ochenta mil hasta tres millones. Últimamente he pensado buscar algún trabajo porque esto cada vez demanda más dinero.

*

Y yo con el poder sigo de la mano / uno con el universo repeliendo lo malvado / el destino se insinúa en cuanto lugar en el que voy / el porqué de mi existencia no lo sé pero aquí estoy / este es el que soy, aquí y en cualquier lugar / no espero nada de nadie pues ni en mí quiero confiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s