ANDREA

Texas, Estados Unidos

 

Colombia fue el lugar que me tocó porque los dioses me pusieron allá y no me arrepiento. Allá tuve mi primer amor, estudié, hice mis amigos de infancia, conocí personas increíbles y detestables, experiencias maravillosas, pero esta es la parte de la historia que tú si escribes.

Mi vida ha cambiado muchísimo. Hace cuatro meses me mudé a Texas, siento que volví a nacer. Antes de venir tuve una crisis emocional fuerte, impulsada por muchas cosas: la ciudad, la familia, la pareja. Todo se juntó.

Aquí me he dado cuenta del nivel de ansiedad en el que vivía en Bogotá. Todos los días salía asustada, orando para que el taxi que me llevaba a mi casa no me fuera a meter por una calle que no era para robarme.

Ahora soy una persona tranquila. Me he dado cuenta de la importancia de vivir en un lugar que no te robe la energía, ni estar preocupado por la supervivencia sino en estar enfocado en ti. Mi vida está más organizada, siento que lo que quiero hacer lo puedo lograr, que no hay nada que en Estados Unidos no pueda obtener. Era algo que no me pasaba en Bogotá.

Vine a Texas porque aquí vive mi mamá. Para mí era mucho más sencillo empezar una nueva vida donde está tu red de apoyo. Aquí primero llegó mi tía, se vino a Estados Unidos unas vacaciones, le gustó y en esa época no eran tan estrictos los temas de papeles. Estuvo trabajando un tiempo y luego se caso. Lleva 18 años aquí.

Mi mamá vino porque decidió que no quería volver a emplearse en el sector financiero (donde trabajó 16 años) y se vino a Estados Unidos de vacaciones con mi tía. Mi mamá iba a estar seis meses y yo me quedé viviendo en Bogotá.

Yo, en Bogotá, decidí irme a vivir con la pareja que tenía en ese momento. Llevábamos tres años de relación. Mi mamá seguía haciendo su vida en Texas, resulta que se enamoró y se casó. Un día me llamó y me dijo que había conocido a una persona muy especial, que es el cuñado de mi tía. Ellos son dos hermanos y ahora están casados con dos hermanas. Los dos hermanos son iraníes.

A mí me tomó casi tres años venir. Yo terminé la relación que tenía con la persona con la que vivía. Toda mi familia, curiosamente, empezó a emigrar. Se fueron para otras partes de Estados Unidos. Básicamente yo me quedé sola en Bogotá. Lo que más me importaba era el autoconocimiento y me quedé un año más en Colombia, estudiando psicología transpersonal.

La decisión de venir siempre estuvo rondando en mi cabeza pero no me sentía lista y a veces me preguntaba si de verdad quería irme a otro país, alejarme de lo conocido, de ser psicóloga en Colombia. Sabía que venir a Estados Unidos era un poquito dar un paso hacia atrás pero realmente es como en la película Big Fish de Tim Burton, “con más espacio, los peces crecerán al doble, triple, o cuádruple de su tamaño”. Yo sentía que Colombia era un acuario muy pequeño para mí.

Ejercer psicología acá no es como en Colombia que con el cartón de pregrado puedes montar tu consultorio o atender niños en un colegio y ya. Aquí básicamente con un pregrado de psicólogo no eres nada.

Mi plan es entrar al Master en Counseling que dura dos años, la idea es hacerlo y certificarme y seguir con el Doctorado. No sé si todo lo haga en Texas, por ahora he empezado a pensar las cosas más a corto plazo, antes solía tener la vida planificada y ahora solo pienso cuál es el siguiente paso y el siguiente es la maestría. Ayer presenté el TOEFL necesitaba 79 y saqué 102.

Otra cosa que me detenía un montón eran mis gatos (Buster y Lupe). Somos los tres y vivimos hace cuatro años. Es mi relación más estable. Somos inseparables. No iría a ningún lado sin ellos dos. No me importa que me ofrezcan el mejor trabajo del mundo. Si no me los puedo llevar no hay chance. Mi mamá viajó a Colombia y me ayudó a traer uno de los gatos porque sólo puedes viajar con uno. Cada persona puede llevar solo un animal de compañía en cabina.

No dejé mucho en Colombia, un par de cosas de mi infancia en cajas que no me las podía traer porque me hubiera tocado pagar millones de maletas. Dejé cosas importantes como recuerdos, álbumes de fotografías, mis libros de chiquita, dejé objetos pero no fue difícil. Cuando me fui ya no tenía nada, ningún lazo, nada que me atara, fue cero difícil soltar Colombia.

Andrea_Vidas_En_Obra_2.JPG

No extraño nada y cuando la gente me lo pregunta me siento hasta mal. No siento ese deber moral de extrañar a tu patria. Le pregunto a mis otros amigos que viven en otros lugares del mundo y ellos extrañan Colombia por sus familias: yo tengo la mía acá. Alguna gente me dice que es porque no llevo mucho tiempo, pero igual en 2011, cuando tenía veintiún años, viví en España seis meses, porque me gané una beca, y tampoco extrañaba nada.

Claro, estando en Texas lo primero que me tocó fue vivir fue lo del huracán. Fue muy duro, porque uno fue muy cerca en Houston y el otro en la Florida donde vive mi familia, a ellos les tocó resguardarse, tomar las precauciones pero siento que existe una respuesta efectiva e inmediata por parte del gobierno y de la comunidad.

En Texas hay muchos parques, me sorprende demasiado la cantidad de vegetación que hay. Nosotros decimos: “no es que Colombia es un país con vegetación” y sí hay especies que aquí no ves, pero aquí hay parques y ríos por todos lados. Hay mucha diversidad, me gustan los parques, las reservas naturales, me gusta la comida porque encuentras de todos los lugares del mundo: Irak, India, Japón y África. Como hay tantos inmigrantes hay mucha oferta.

Me encantan los casinos de aquí, no por apostar, sino para conocer la cultura. Son impresionantes. En Arlington no hay, pero si viajas una hora, hay uno y es loquísimo. Parece Las Vegas pero chiquitico. A veces, apostamos 100 dólares y ya. Es chévere ver a la gente, aunque tiene su parte triste, la gente que tiene vicio en eso, pero son cosas que… bueno.

Hay otras ciudades muy interesantes para conocer. Hace poco fuimos a la Universidad de Texas en Austin y vimos los manuscritos de Gabriel García Márquez de Cien Años de Soledad porque en esa biblioteca conservan muchos escritos. Fue bonito encontrar el trabajo de un latinoamericano ahí.

Casi todos los sábados y domingos vamos a las ventas de garage, hay gente que sacas sus cosas para vender o venden cosas al por mayor y sale más barato. Compré la Santa Muerte en 2 dólares, he comprado vestidos en un dólar. A mí no me gusta tanto ir a los almacenes a comprar, no disfruto ir a los centros comerciales pero me gusta las antigüedades y ver lo que tiene la gente.

Parte de la decisión de venir fue pensando en que quería tener hijos y formar una familia y quería que mi mamá pudiera ver crecer a sus nietos. Sé que esté donde esté quiero estar cerca de ella, no como una limitante sino como un factor importante para tomar ciertas decisiones, quiero casarme y tal vez me gustaría volver a viajar por Europa, pero no para vivir.  Hace cuatro años que no voy. Antes solía creer que elegir cierto sitio te iba a solucionar ciertas cosas. Europa a nivel cultural es la bomba y en muchos sentidos está a la vanguardia, pero no sé qué tanto podría adaptarme a ese estilo.

Lo que sí tengo claro es que no quiero vivir en Colombia, ni en América Latina y que antes de los treinta años voy a viajar por Oriente un buen tiempo porque siempre ha sido mi sueño.

Desde que tenía ocho años he querido ir a la India. Lo tengo claro porque desde que estaba en el colegio todas mis exposiciones eran sobre ese país. He conocido gente de la India, tengo amigos allá. También quiero conocer Irán, por el esposo de mi mamá. Él habla bellezas de su país, la cultura, me parece otro mundo y me llama la atención. La India me parece un lugar religioso, ancestral pero además que tiene un contraste duro frente a la pobreza y lo que compartimos las personas que nacemos en países del tercer mundo.

POR: YULIETH MORA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s