BREINER

Taganga, Santa Marta, Colombia

“Yo no soy de aquí de Taganga. Soy de Barranquilla. Me vine a trabajar con mi hermano. Él es el dueño de los kayaks y el que convence a los turistas. Yo remo. Ahora estamos en temporada baja pero vas a ver que en una semana esto está lleno. ¿Quieres que vayamos hasta allá? Allá se pueden ver los peces, el agua es cristalina. Agarra el remo más arriba porque te pegas en los dedos. Mejor yo remo y tú me copias. Allá a donde vamos te puedes bañar. Hasta yo me pego un baño. Diles a tus amigos que se acerquen, peguemos los dos kayaks y todos me copian. Nos falta un tramo pero así llegamos más rápido. Izquierda, derecha, izquierda, derecha, izquierda, derecha… Llegamos. Tengan cuidado al bajarse. Sí viste lo que te dije, aquí se ven los peces. ¿Trajeron las caretas? ¡Cachacos! Bueno no importa, mírenlos son rápidos. No. Nunca me meto acá con los turistas, si me pongo a bajarlos a todos me demoro y la idea es gastarme media hora con cada grupo. Vas a ver que cuando llegue mi hermano no le va a gustar que nos hayamos demorado. ¿Saben nadar? Yo no sé nadar. Mentira. Lanza una moneda y yo la encuentro. Mentira. ¡Cachacos! Sí, aquí yo vivo relajado. Nadie molesta. Tengo una noviecita que está en el colegio. En Barranquilla está mi mamá con el marido que se consiguió. Aquí un arriendo vale como doscientos mil pesos mensuales. A veces nos ganamos trescientos mil en el día pero en temporada alta sacamos hasta el triple. Yo no necesito más nada. Sí, este es mi paisaje todos los días. Además, de tanto remo saco brazos. ¿Yo? Tengo diecisiete. No, yo nunca he ido a Bogotá. Dicen que hace mucho frío y que es ruidoso, por eso todo el mundo se viene para acá. Esto se llena de cachacos. Algún día voy a ir pero después. Sí, ese hotel de allá es de los caros pero esa vista es buena pueden tomar buenas fotos allá. Bueno, ya es como hora de irnos. Ponte el chaleco. La distancia no es mucha pero hay que andar seguros. Listos. Cuidado se te voltea el kayak. Ah verdad la foto, ven yo se las tomo. ¿Foto yo?…. Eh… Bueno. Ah espera… ¿Así? Muestra. Sí, me veo bien. Vamos a remar. No, esto no es peligroso. Igual yo ya sé cómo está el mar. Aunque es más peligroso el kayak en el mar que en el río. Los rápidos del río se lo llevan a uno pero caerte al mar es otra cosa. El río que yo conozco es el de Buritaca te lo recomiendo para que vayas con tus amigos. Mira, ¿viste? ya nos estaba esperando. Me va a preguntar por qué nos demoramos. Le voy a decir que tú haces muchas preguntas”.

Por: Yulieth Mora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s